Lo que no sabías del Lambrusco...


martes, 21 de marzo de 2017

Llega el fin de semana y todos nos ponemos a hacer planes en nuestra cabeza; una cena con amigos, quizás con nuestra pareja, una velada en la que salgamos a tomar algo, quedarnos en casa e invitar a nuestros amigos a pasar un buen rato...

Si bien es cierto que cualquiera de estos planes suena muy bien, siempre es mejor si van acompañados de un buen vino.
Un intenso tinto para un suculento plato de carne, un equilibrado blanco para un ligero plato de pescado, o un afrutado rosado como acompañamiento de una entretenida tertulia.                                                              

Con la crisis económica, el mundo vitivinícola sufrió un gran descenso de ventas en España durante el pasado año 2016, según indicó el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). Pero sorprendentemente, esto no ha sucedido con el vino italiano Lambrusco.

De hecho, lejos de caer sus ventas, se ha convertido en uno de los vinos más vendidos en el mundo. Muchas son las razones por la que este gran caldo sigue sumando ventas alrededor de todo el mundo. Una de ellas es que marida a la perfección con un gran número de platos y no enmascara el sabor de los mismos. Es fácil de beber, con un precio asumible y por qué no decirlo... Delicioso.

Pero…entonces ¿Por qué el Lambrusco está en el punto de mira de todas las críticas?
Fácil. Simplemente, existe Lambrusco en el punto de venta que no es del todo auténtico. 

Los lineales de los supermercados nos ofrecen "Lambruscos" que si bien no aparece en ellos por ningún lado tal denominación, a través de unas atractivas etiquetas con los colores de la bandera italiana, habiendo siendo producidos fuera de tales fronteras, y un precio más que seductor, nos hacen caer en la tentación de compra sin darnos cuenta de que realmente, no estamos adquiriendo un auténtico vino Lambrusco.

Pero no sólo estos vinos deterioran una categoría que no merece tal menosprecio. Algunos Lambruscos que sí proceden de las áreas italianas destinadas al cultivo de este tipo de uva, prefieren prescindir de su calidad en cuanto a exportación se refiere, y ofrecer al consumidor español, no sólo en los supermercados sino también en los restaurantes italianos, vinos que no llegan a satisfacer las expectativas de los consumidores que realmente aprecian el vino.

No cabe duda de que el Lambrusco sí es un buen vino y como prueba de ello, el concurso "International Wine Guide Awards", el cual tuvo lugar el pasado mes de Enero y que está organizado y desarrollado por el portal de Internet Catavinum, cuyo objetivo es entre otros, informar tanto al consumidor particular como al profesional sobre el surtido y calidad de los vinos.

Catavinum con más de 15 años de experiencia en el mundo de los concursos vitivinícolas y cuyo jurado es con un comité de cata a ciegas, otorgó la medalla de plata en su categoría a 3 de nuestros prestigiosos vinos: Lambrusco Quercioli Rosado DOC, Lambrusco Grasparossa Tinto DOC y Lambrusco Concerto Tinto Seco DOC, todos ellos bajo la marca MEDICI ERMETE cuya calidad sí es propia de un auténtico Lambrusco. Estos genuinos vinos Lambrusco proceden de las regiones de Reggio Emilia y Módena, las dos zonas más importantes de producción de Lambrusco en Italia.

Y es que la elección y selección del vino es algo muy importante y con Medici Ermete, acertarás seguro.